Many moons ago….

¡Hola, #Novolovers!

Hoy es un día muy especial para mí: Llego ha mis 25 años. A milestone. Por ahí escuché que llegar a los 25 es haber pasado por una vida en estos tiempos….Por eso, decidí hacer un post especial. Ya saben, porque la modalidad de un blog no es hacerte famoso ni que te regalen cosas (aunque hay MUCHOS que por eso lo hacen). No. Eso es un plus. Un muy buen plus. Pero igual, yo no lo hago por eso. Lo hago porque me gusta escribir. Y me gusta contar lo que chivo que es probar nuevas cosas. El punto del blog es compartir tu día a día. Una sabia amiga me dijo, “…es una bitacora de tu vida. No una revista.” Y como ustedes son mi #novofamilia, quiero hacer este journal con ustedes. Espero a alguien le sirva 🙂

Algún día espero que mis hijas o hijos se crucen con este post y digan, “Hey, mi mamá no está tan loca después de todo.” Que vean que algún día fui joven y que pase por lo que estarán pasando y que, de paso, si tienes hijos, les enseñe, que todos pasamos por lo que ellos ahora viven y que hay mucho que aprender.

Les quiero contar un par de cosas que he aprendido hasta ahora. Quizás no sea le post más fashion o trendy, o incluso el más divertido, pero va con todo el corazón y sabiduría adquirida en 25 años. Trataré de ser breve. No promises.

1. El tiempo perdido hasta los santos lo lloran: Éstas palabras suenan y rebotan en mi cabeza. Hay situaciones en mi vida en  las que, al mirar atrás, me digo, “Si tan solo hubiera aprovechado el tiempo…” Muchas veces le dí prioridad a cosas que no la merecían o que podían esperar y perdí tiempo valioso para alcanzar metas y lograr objetivos. No es tarde. Nunca lo es. Pero si hubiese aprovechado ese tiempo, todo hoy sería más fácil. Aprovecha tu tiempo. Establece prioridades. Un consejo práctico: Niños, si tus papis tiene la oportunidad de ayudarte a salir adelante (económicamente hablando), aprovéchala. No desperdicies. Ahora, yo respeto a los que por necesidad trabajan para sacar su carrera. No es cosas fácil porque yo lo hago. Es yuca. Y si hubiera aprovechado cuando pude, otro cuento fuera. Pero no estaría acá hablándoles de esto si así hubiese pasado….

2. El amor viene cuando menos lo esperas: Esto me paso con Pocho. Él y yo estamos a unos pocos meses de cumplir 2 años juntos y han sido ¡los mejores de mi vida! Yo sé que es un cliché y que NADIE quiere escuchar esto. Esto lo sé porque cuando a mí me lo decían ¡me daba colera (me enojaba)! Pero de verdad, llegó el día en que me cansé, por que los hombre pueden ser muy malos. PERO…. no me odien por este pero, a veces las mujeres nos enfrascamos en el mismo estereotipo de imbécil. Friendzone, falsas ilusiones, engaños. He pasado por esto y mucho más. Pero no crean que he tenido 10 mil novios. No. Mi primer novio lo tuve a los 19, casi 20. Lo sufrido ha sido con él y con aquellos que a uno le gustan pero no son nada pero que no son nada. Sin embargo, los sufrís como que son un todo…..Pocho me sorprendió. Me conquisto de una forma inesperada. No era lo que mi mente buscaba para mí pero sí lo que corazón buscaba para mí. Siempre he dicho que Dios manda no lo que queremos pero sí lo que necesitamos. Y cuando eso pasa, te das cuenta que en realidad eso querés. Pocho apareció cuando yo quería NADA con NADIE. Y supo como conquistarme y botar las barreras que yo construí para protegerme. Lo hizo con paciencia y amor a la antigua.

3. Tu mami siempre tiene la razón: Ésta ha sido yuca de aceptar. Pero me he dado cuenta que mi mami, oh, sabia, madre! de verdad que tiene razón en tanto. Quizás no siempre…. no, mentira. SIEMPRE. No sé porque pero uno tiende a hacerlos revivir su vida con la nuestra, y de veras que ellas pasan por cosas iguales o similares. Muchas veces no nos dicen las cosas por no enojarnos, pero en el fondo saben lo que pasará. Intuición de madre, guía divina… sospecho que es lo mismo. Pero de que saben, saben. Escúchenlas. La vida no es sólo salir y andar de fiestas con amigos y el novio y no se qué. Nuestros viejitos también necesitan de nuestro tiempo. Pasen tiempo con ellos porque solo los tenemos por un rato. Gracias a  Dios yo tengo a la mía y la vida me dio la oportunidad de tener un padrastro extraordinario. Viejos, si leen esto, los amo!

4. Nunca te cansés de hacer el bien: Y no por recibir algo a cambio, si no porque es uno de los mejores feelings en el mundo. Te llena tanto. Es increíble. A pesar que hay gente mal. Pero mala. Y ni siquiera se esconden, sino que abiertamente son así. No tienen idea. Aún con todos ellos, hay que ser bueno. Saben por qué, porque aparte de ese buen feeling, la vida es kármatica.Y te regresa el golpe.

5. Los amigos son pocos. Demasiado pocos: Aunque cuando estás joven pensás que todo mundo que tenés en Facebook es tu amigo, o que todo mundo en tu agenda del celular es tu amigo, no es así. A la dura aprendí que amigos, son pocos. No por gusto dicen que se cuentan con los dedos de las manos y te sobran dedos. Aprecialos.

6. La vida es demasiado corta para no arriesgarte: No por miedo a errar, vas dejar de intentar. Yo sé que no dice así el dicho (siempre tengo problemas con los dichos, ¿vea, Jennie? JAJAJAJAJA) pero ese es el punto. Un viejo sabio me dijo una vez, “…. hija, cualquier oportunidad que se le presente, por muy pequeña que sea, tómela. De todo hay que aprender en esta vida.” Y eso he hecho. Y de todo he aprendido algo. Hace lo que te gusta. Eso he hecho hoy con mi carrera. Eso hice con el blog. Siempre existe la posibilidad del fracaso, pero también la del éxito. Y nunca es un fracaso al 100% pues la vida se basa en lecciones. Y miren, #novolovers, TODO CUESTA. Nada es de la noche a la mañana. Aunque la gente te vea y diga, “¡Ay! si eso es fácil.”, o, “Nombre, mirá, ayudame, es que no quiero  hacer todo eso.” No, señores, llegar hasta donde uno esta, cuesta trabajo.

7. Un tiempo a solas es todo lo que necesitás: Poner todo en perspectiva, cambia mucho las cosas y te ayuda a orientarte.  A poner las cosas en orden.

8. Consentite: Comprarte el par de zapatos, mani & pedi time, comprarte una blusa linda, o un pantalón. Lo que sea. Consentite. Y eso me lleva a que nada es más satisfactorio que esa primera vez que te comprás algo con tu propio dinero. Oh, the joy! Aunque algunos pudieran decir que me consiento mucho. Pero es que cuando uno se casa y vienen los hijos, ya el uno no éxiste. Pero siempre puede existir. Mamis, tienen permiso.

9. JAMÁS PERO JAMÁS tengas tarjetas de crédito o préstamos: A no ser que sea absolutamente necesario. Y espero que no lo sea. Creánme que endeudarse es lo más fácil del mundo. Súper fácil. Pero salir de la deuda es mucho más díficil. Créanme. Si pudiera, retrocediera el tiempo y no lo haría. Pero si no lo hubiese hecho, no podría darles éste consejo.

10. Sin Dios, nada soy: Probé un tiempo, lo admito, alejarme de Él. No fue una decisión consiente, pero  lo hice. FAIL! Yo no creo en un Dios tirano y castigador. Yo creo en un Dios de amor y compasión y gracia. ¿Por qué? Por que es lo único que he visto de Él para mi. A pesar que, como todos, he sido muy mala hija. Sin Dios nada ni nadie soy. Punto.

Esto es todo! No me salio breve pero de corazón escribí todo. Por todo eso he pasado y todo eso he aprendido. Y sé que  Dios y la vida tienen mucho que enseñarme.  Si les gusto éste post, y quisieran que tocar algún tema en especifico, escríbanme.

No olvidés darnos LIKE en Facebook y FOLLOW en Instagram y Twitter. Comparte éste post si te gusto. Nos vemos prontico!

Shalom!

Anuncios

Un comentario en “Many moons ago….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s